¿En tu casa o en la mía?

Fuente: http://www.wandtattooladen.de

Lo admito, utilizo el típico titular llamativo para enganchar al lector y luego llevarlo a un sitio diferente. Bueno, tampoco tan diferente porque esta vez quiero señalar una diferencia entre mi tierra natal Alemania y mi patria adoptiva España que llevo tiempo queriendo comentar. Simplificando un poco la idea, la diferencia consiste en que en la primera la gente es más “casera”, y en la segunda, más “callejera”. Sin embargo, con eso no solo me refiero a que, por cuestiones climáticas, se tiende a pasar más tiempo en casa en – gran parte de – Alemania, y más tiempo en la calle en – gran parte de – España. Perdonad que generalice; sé muy bien que no es lo mismo hablar del Levante o de Andalucía que de Galicia o de Asturias, por mencionar solo unos ejemplos. Y por supuesto que tampoco se puede medir por el mismo rasero la vida en una ciudad y la vida en una zona rural, así que soy muy consciente de que comparar “Alemania” y “España” es generalizar mucho, ya que, como siempre, hablo solo de mis propias vivencias.

Y para muestra, una pequeña anécdota: Cuando ya llevaba unos años viviendo en Valencia, un amigo alemán vino a la ciudad a hacer sus prácticas aquí. Vivía cerca de mi casa, y un día se presentó de repente con unas cuantas birras en mano. Me sorprendió como algo nada habitual por varios motivos: Mi colega a) se había autoinvitado, b) no se había pasado para proponer ir a un bar, y c) encima había traído la bebida él mismo. Puede parecer una americanada presentarse con un “sexteto cervecil” en casa de alguien, pero lo cierto es que en Alemania es de lo más normal visitarse en casa, incluso de forma espontánea (¡“Alemania” y “espontáneo” en la misma frase!) con algo de comer o de beber. Diréis “claro, con el frío que hace en Alemania, la gente prefiere estar en casa en vez de salir”. Sí y no, porque también en verano (¡existe también en Alemania!) y para celebraciones tales como cumpleaños, Nochevieja, etc. la gente invita a su casa. En Valencia, cuando voy a un cumpleaños infantil con mis hijos, suele ser en un parque o un parque de bolas; cuando quedamos los amigos, suele ser en un bar o un restaurante. Y no creo que tenga amigos que sean más comedores o bebedores que otros. Cada vez que hablamos de vernos, la segunda pregunta es “¿Y dónde quedamos?”, y ya está claro que no hablamos de “tu casa o la mía”. En Valencia tengo buenos amigos españoles cuya casa he visto una o ninguna vez, e incluso otros de los que ni siquiera sé por dónde viven. Nos vemos a menudo, pero para comer, cenar o tomar algo fuera o para ir al cine, a conciertos, etc. Y es que ellos simplemente no sienten la necesidad de enseñar su casa, y yo no siento la necesidad de verla para apreciarlos como amigos.

En Alemania, en cambio, es habitual hacer este tipo de quedadas en casa, aunque no necesariamente dentro de la misma, sino también en el jardín, la terraza o el balcón. Cuando voy ahí y quedo con amigos o familiares, casi siempre me invitan a su casa, o les invito yo a la mía (= de mis padres), y solo en algunas ocasiones quedamos fuera. De hecho, mucha gente incluso disfruta arreglando y enseñando su casa. Por cierto, en Alemania abundan los programas de TV en los que la gente enseña su casa o cómo la reforma o la decora; triunfan los programas de telerrealidad de bricolaje y también de cocina en los que los protagonistas preparan algo en su propia cocina para servirlo a los comensales en el propio salón. Y corregidme si me equivoco (porque llevo dos años sin televisión), pero creo que en España no hay tantos programas donde una casa particular real sea protagonista o escenario.

Parece curioso que muchos alemanes se sepan en español aquella frase de “mi casa es tu/su casa”, porque, aunque los españoles que conozco no carecen para nada de hospitalidad, no usan esta frase en absoluto. En su caso sería más bien “su es casa es su casa”.

PD: Sin embargo, ahí está la conocida campaña de IKEA, que parece querer llevarme la contraria. ¿Qué opináis? ¿Puede que algo esté cambiando?

Be Sociable, Share!
Posted in idiomas, sin categoría | Tagged , , , | 4 Comments

Cuatro sorteos de Navidad, ¡cuatro oportunidades de ganar!

A lo largo de este año se han publicado en Alemania varias novelas gráficas, que he tenido el placer de traducir. Y como a veces me envían varios ejemplares de muestra de mis traducciones y mi torre de libros sigue creciendo, pero mi vivienda no, quiero deshacerme de cuatro ejemplares a través de –no uno, no dos, no tres, sino nada menos que– CUATRO sorteos.

¿Qué podéis ganar?

Gaudís Gespenst de El Torres y Jesús Alonso Iglesias
Odem de Max
Tschernobyl: Rückkehr ins Niemandsland de Natacha Bustos y Francisco Sánchez
La casa de Paco Roca

¿Qué tenéis que hacer?

Es muy sencillo: Publicad un comentario aquí, en el blog, o en mi perfil de Facebook indicando el nombre del cómic que queréis ganar o “Todos”, si queréis participar en los cuatro sorteos. Para ser justo, una misma persona no puede ganar más de un libro, Es decir, si alguien sale ganador de un sorteo, automáticamente ya no participará en el siguiente o los siguientes.

Podéis participar hasta el próximo lunes, 19/12/2016, 22:00 horas. A partir del martes, 20/12/2016, publicaré cada mañana durante cuatro días el ganador del libro correspondiente en mi perfil de Facebook, y también avisaré a los ganadores por correo electrónico. Los paquetes, sin embargo, se enviarán a principios de enero.

Be Sociable, Share!
Posted in idiomas, literatura, sin categoría | Tagged , , , , | 34 Comments

¿Los alemanes somos así?

Illustration: © Lena SteinkeParece mentira que en un mundo globalizado e hiperinformado persistan los prejuicios sobre otras culturas, y más cuando se trata de culturas tan relativamente cercanas como pueden ser la española y la alemana. Pero lo cierto es que ahí siguen. En España a menudo aún escucho frases como “Pensaba que los alemanes sois…” o “Ah, ¿pero los alemanes hacéis…?” ¿LOS alemanes? ¿Pero quiénes? ¿Los jóvenes o los mayores? ¿Los de Hamburgo o los de Múnich? ¿Los licenciados o los que no acaban ni el instituto? Evidentemente, en Alemania hay tanta diversidad de personas como en cualquier otra parte. ¿En qué se parecen un millonario gallego, un cani madrileño, un ama de casa extremeña, un alcalde catalán o una gogó valenciana? ¡Pues eso!

Hoy he recopilado algunos de los tópicos habituales de “los alemanes” que se resisten a desparecer, provistos con información enlazada para rebatirlos.

  1. Los alemanes somos aburridos y no sabemos celebrar. (Carnaval de Colonia, Maguncia y Rottweil, Oktoberfest; fiesta del cumpleaños del puerto de Hamburgo, Día del padre; fiestas populares en toda Alemania)
  2. Comemos principalmente salchichas, codillo, chucrut y patatas. (Gastronomía alemana; 282 restaurantes alemanes con estrellas Michelin; vegetarianos en Alemania)
  3. No tenemos humor. (Algunos humoristas; los humoristas más clásicos; Feria de la Risa de Leipzig)
  4. Solo nos gustan los schlager y la polka. (Grupos de metal; bandas populares en la radio; bandas que han traspasado las fronteras alemanas)
  5. Solo bebemos cerveza. (Ruta del vino alemán; fiestas del vino en Alemania; vinos de Alemania; ginebras alemanas; whiskys alemanes)
  6. Nos encantan Mallorca y las Islas Canarias porque no tenemos islas ni playas. (Islas alemanas; las 10 playas más bonitas de Alemania)
  7. Somos rubios y con los ojos azules. (La Mannschaft; alemanes de origen extranjero)
  8. Solo se nos da bien el fútbol. (Deportistas alemanes; Fórmula 1; tenistas alemanes; ironman alemán; campeones olímpicos)
  9. En Alemania llueve y hace frío todo el año. (Climas diferentes; veranos alemanes)
  10. No mentimos nunca. (Escándalo Volkswagen; escándalo Mundial 2006)
  11. Hablamos muy bien el inglés. (Günther Oettinger, político europeo; Lothar Matthäus, exfutbolista y entrenador; acento alemán en inglés; imitación del acento alemán en inglés)
  12. Somos muy cultos. (Daniela Katzenberger; imitación de “canis” alemanes (video musical);  programa “Frauentausch”; programa “Ich bin ein Star, holt mich hier raus”; programas “Schwiegertochter gesucht”/”Beate und Irene”)
  13. Nuestra aportación a la moda son las sandalias con calcetines blancos y los trajes bávaros. (Karl Lagerfeld, Hugo Boss, Wolfgang Joop)
  14. Nos llamamos Peter, Michael y Hans o Heidi, Sabine y Claudia. (Madre llama a sus hijos (1); madre llama a sus hijos (2); ranking de nombres de bebés en 2015)
  15. Siempre somos puntuales. (Deutsche Bahn)
  16. Somos planificadores, muy organizados y ahorradores. (Grandes obras con sobrecostes y retrasos; despilfarro con el dinero de los contribuyentes)
  17. No salimos de casa después de las 18 horas. (Vida nocturna de Alemania; clubs y discotecas conocidas en toda Alemania)
  18. Al hablar sonamos enfadados como Charlie Chaplin en El gran dictador. (Variedad de voces (50 voces de doblaje masculinas); voz femenina (conocida en TV y radio))

Bueno, ¿cómo te has quedado? Igual ahora tienes una opinión algo más matizada de “los alemanes”, ¿no? Para ser justo, otro día acabaré con los estereotipos sobre “los españoles”. ¡Abajo los estereotipos!

Be Sociable, Share!
Posted in deporte, gastronomía, idiomas, música, películas, política, sin categoría | Tagged , , , , , , , , , , , , | 14 Comments