Más vale tarde que nunca

4
4079

Ya he dado el primer paso para ser un tío “legal”: después de incontables chistes acerca de mi viejo carné de conducir alemán de color rosa en el que sonrío desde una foto con apenas 18 añitos y después de muchos años de asomo de amigos y familiares españoles por la falta de obligación de renovar mi carné alemán, ayer di el primer paso hacia la “legalidad”. Tomé esta decisión por miedo a una multa, ya que, como me informó el equipo del consulado en Valencia, los carnés extranjeros de los residentes en España deben canjearse o –en el caso de los extranjeros comunitarios– por lo menos registrarse para evitar recibir una multa. Por eso, ayer estuve en la Jefatura de Tráfico y solicité la inscripción de mi carné, que se efectuará una vez verificada la exactitud de los datos del carné con las autoridades alemanas.

Esto significa que, pronto, mi permiso de conducir tendrá una vigencia limitada igual que los carnés españoles (10 años en mi caso) y que también tendré que pasar los exámenes médicos regulares (lo cual no me parece mala idea). Si pensáis que omitiendo la inscripción se puede evitar entrar en el sistema del carné por puntos español, error: al cometer una infracción de tráfico, los extranjeros se incluyen automáticamente en el sistema de puntos…

Más información y recomendaciones de la Embajada de Alemania en Madrid, aquí (fichero PDF en alemán).

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here