Tópicos lingüísticos

2
5475

Igual que los demás tópicos, los tópicos lingüísticos se basan en el desconocimiento. Por ejemplo, al imitar un idioma que no dominamos, repetimos los sonidos y las estructuras que nos parecen característicos de este idioma. De niño, cuando aún no hablaba inglés, copiaba los sonidos de las canciones en inglés o incluso intentaba diferenciar entre British English e American English hablando por la nariz o con un chicle (ficticio) en la boca. Algo parecido me pasó también con el castellano que me entusiasmó por primera vez al escuchar Entre dos tierras de Héroes del Silencio en los lejanos años noventa… Pero una vez que aprendes un idioma y su léxico, es como descubrir su “mátrix”, oculta para los no hablantes. Por eso resulta divertido recordar algunos tópicos lingüísticos que ya se nos han olvidado. A veces pasa con campañas publicitarias concebidas adrede para sorprender, como ya comenté en un artículo anterior. Otro buen ejemplo es el vídeo bastante difundido de la cómica inglesa Catherine Tate en el que actúa como supuesta intérprete de siete idiomas. A partir del minuto 1:05 “habla” español:

Aquí como en muchas otras ocasiones, la lengua española se reduce a su traqueteo y ceceo característico. Por eso y también por la repetición de sílabas como “-os” y “-as”, el castellano les parece a los alemanes como un idioma duro y hablado muy rápida – para ellos, una frase en español suena como disparada por una metralleta. Lo gracioso es que también pasa al revés: los españoles que no hablan alemán creen que nuestro idioma es rudo, duro y rápido, y, a menudo, lo imitan recurriendo a un clásico de Charlie Chaplin:

Curiosamente, amigos y familiares tanto en España como en Alemania me han comentado que la lengua del otro país les suena como si se hablara sin pausa o incluso les suena a insulto. ¿Es cierto este tópico? Lingüistas de la Universidad de Lyon han investigado la dinámica de diferentes idiomas y, entre otros, han averiguado que los españoles articulan aproximadamente ocho sílabas por segundo, mientras los alemanes conseguimos enunciar apenas seis sílabas. Sin embargo, empleamos el mismo tiempo para expresar una idea, ya que varía la densidad de la información –es decir, la información transmitida en cada sílaba–, como demuestra el siguiente gráfico (fuente: Publico.es): De ahí podríamos llegar a la conclusión mordaz que los españoles hablan mucho para decir lo mismo que los alemanes. ¿Qué opináis al respecto? ¿O conocéis algunos tópicos lingüísticos muy diferentes?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here