Contando las horas

3
9104

El horario de España difiere bastante del de Alemania, y no me refiero a un huso horario diferente (CET como en Alemania, aunque CET–1 en Canarias) sino a las diferentes horas del día. Por supuesto que día es día, y noche es noche, pero entremedias existen unos cuantos matices diferenciadores. La mejor forma de analizarlos es echar un vistazo a los saludos: En Alemania, por la mañana se dice “guten Morgen” (traducción literal: “buenas mañanas”), pero luego, de forma arbitraria, se cambia a “guten Tag” (“buenos días”). Es algo muy subjetivo y depende más de las horas que uno puede llevar despierto que de otra cosa. Por eso, cuando seas estudiante, puedes decir “guten Morgen” incluso al mediodía, cuando un obrero probablemente diría “guten Tag”. Lo bueno de este segundo saludo es que se puede usar durante todo el día hasta que se ponga el sol, que es cuando se suele a recurrir a “guten Abend”. “Guten Abend” abarca tanto la tarde como la noche, por lo que vale como saludo hasta que os acostéis. Y es entonces, cuando se dice “gute Nacht”, que equivale a “buenas noches”, pero no como saludo, sino como despedida antes de ir a dormir. ¿Lo tenéis claro? ¿Ah no? En resumidas cuentas, si decís “guten Morgen” antes de las 10 horas, “guten Abend” a partir de las 18 horas y, entremedias, “guten Tag”, no vais nada mal. Y si no, siempre podéis aprovechar el saludo del protagonista del “Show de Truman” para desear: “Buenos días… y por si no volvemos a vernos: ¡buenos días, buenas tardes y buenas noches!”

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here