Nunca de te acuestas sin saber algo nuevo

0
1815

Cuando mi mujer y yo estuvimos hace poco en Ibiza, recorrimos la capital la noche del día de Reyes en busca de un simple bar de tapas para cenar. En vano porque, debido al festivo, la mayoría de los restaurantes y bares estaban cerrados. Cuando nuestros estómagos ya protestaron al unísono, descubrí un cartel a bastante distancia que parecía un regalo caído del cielo: “tapas gratis!”. Al acercarnos, leímos que regalaban las “tapas” al poner suelas. ¿Comorrr? Sí, se trató de un zapatero, no de un bar, y yo aprendí una nueva lección: las tapas no siempre se comen. Menos mal que, al final, no nos tocó cenar en el zapatero…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here