Kannste das, biste was!

2
941

Primero la buena noticia: no eres tú, somos nosotros. Si siempre lo has sospechado, te lo confirmo: los germanoparlantes tenemos trucos para complicaros la vida a los que estáis aprendiendo nuestro bello idioma. Si no, estaría chupado, ¿no?

Bastaría con juntar un número mayor de consonantes y formar palabras largas, inventar verbos terminados en “-en”, y ya está. Pero para que no sea tan fácil, empleamos varias estrategias de jugar con nuestro idioma y dejarlo casi irreconocible para los que aprendéis un alemán estándar o Hochdeutsch. Así, por ejemplo, nos gusta comernos letras o sílabas enteras cuando decimos “ne” en vez de “nein”, mutilar palabras o expresiones y saludarnos con “(gun) Tach” en vez de “guten Tag”), y, sobre todo, acortamos y contraemos palabras a placer. A primera vista puede parecer bastante caótico, pero a veces sí hay un sistema, y es ahí donde puedes cogerle el tranquillo.

Puede que os preguntéis “¿Por qué estos alemanes, por un lado, forman palabras compuestas kilométricas, y, por el otro lado, acortan otras que ya son cortas?”. ¡Buena pregunta! Practicamos una extraña economía del lenguaje, que ciertamente puede parecer un poco contradictoria si tenemos palabros como “Grundstücksverkehrsgenehmigungszuständigkeitsübertragungsverordnung”, pero luego convertimos algo como “um das” en “ums”. En la jerga lingüística, esta fusión de dos palabras se llama “contracción”. Por intentar dar una explicación, diría que tendemos a acortar las palabras o expresiones más habituales del habla diario. Y no somos los únicos, porque en español también se hace, por ejemplo, usando “al” en vez de “a él” y “del” en vez de “de él”.

Mientras algunas contracciones están admitidas en el alemán estándar, otras se consideran coloquiales. Muy habitual es la fusión de una preposición y un artículo, como demuestran estos ejemplos bastante comunes:

contracción partes sin contraer lenguaje estándar lenguaje coloquial
am an + dem x
ans an + das x
aufs auf + das x
beim bei + dem x
durchs durch + das x
fürn für den x
fürs für + das x
hinterm hinter + dem x
hintern hinter + den x
hinters hinter + das x
im in + dem x
ins in + das x
mit ’m / mi’m mit + dem x
überm über + dem x
übern über + den x
übers über + das x
ums um + das x
unterm unter + dem x
untern unter + den x
unters unter + das x
vom von + dem x
vorm vor + dem x
vorn vor + den x
vors vor + das x
zum zu + dem x
zur zu + der x

 

(publicidad de la empresa Greiwing)
(publicidad de la empresa Greiwing)

Si pensabas que ya está, te equivocas, porque practicamos el arte de contraer también con algunos verbos, sobre todo con los verbos modales. Seguro que ya has escuchado alguno de los siguientes ejemplos (verlos escritos es más difícil salvo en textos coloquiales, como en la mensajería instantánea o en casos de oralidad fingida en la literatura). Y si no, más vale que te los aprendas, por “en la calle” se habla así, aunque sea lenguaje coloquial:

lenguaje coloquial versión correcta frase de ejemplo
haste/hamse hast du/haben Sie Haste mal ’nen Euro?
kannste/könnse kannst du/können Sie Kannst mal helfen?
willste/wollnse willst du/wollen Sie Willste mitkommen?
biste/sinse bist du/sind Sie Biste doof?
kriegste/kriengse kriegst du/kriegen Sie Kriegste Angst?
machste/machense machst du/machen Sie Machste mal auf?
mach’s/macht’s mach es/macht es Mach’s gut!
darfste/dürfense darfst du/dürfen Sie Darfste gerne mitnehmen!
musste/müssense musst du/müssen Sie Musste mal probieren!
nimma/nehmse ma nimm mal mal/nehmen Sie mal Nehmen Sie mal die Tasche!
komma/kommse ma komm mal/kommen Sie mal Kommse rein, könnse rausgucken!
verstehste/verstehnse verstehst du/verstehen Sie Verstehste das?

 

Otras expresiones frecuentes:

lenguaje coloquial versión correcta
So isses! So ist es!
Was’n los?/Was is’n los? Was ist denn los?
Lassma sehn! Lass mal sehen!

 

Otro vicio que tenemos es el de pronunciar “-er” como “-a“,–por pura dejadez– es lo cual hace que, a menudo, a los que aprendéis alemán os cuesta identificar las palabras escuchadas. Hacemos que “Bier” suena como “bía”, “Maler” como “mala”, etc. A mis hijos, que están empezando a aprender sus primeras palabrotas (de mí no, ¡claro!), les hace mucha gracia cuando en el desayuno les pido la “Butter”, porque con mi pronunciación les suena un sinónimo malsonante de “prostituta”. Ellos, a su vez, llaman la atención aquí en España cuando, hablando en alemán, mencionan la palabra “Feuer” y anda cerca algún español que escucha “foia” entiende otra cosa.

Algunas reglas de contracción:

https://www.duden.de/sprachwissen/rechtschreibregeln/apostroph

https://www.duden.de/rechtschreibung/haste

https://de.wikipedia.org/wiki/Kontraktion_(Linguistik)#Kontraktionen_im_Deutschen

https://de.wikipedia.org/wiki/Klitikon

Interesante trabajo sobre el alemán coloquial: https://www.researchgate.net/publication/321749033_Ich_war_da_voll_am_arbeiten_Morphologische_Eigenschaften_gesprochener_Sprache_im_DaF-Unterricht

¿Qué otras expresiones (coloquiales) en alemán te dan dolor de cabeza? Escríbeme, que igual el confinamiento coronavírico me da para otro artículo.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here