De Repente a Kagar

5
2431

En Internet circula el juego de palabras de “Cómo ir de Repente a Kagar”, que se presenta como una planificación de ruta entre dos poblaciones alemanes (Repente y Kagar), cuyos nombres obviamente adquieren otro significado en este contexto. Para más gracia, Kagar se sitúa al lado de un acuífero de nombre “Kagarsee”, por lo que, en algunos foros, recomiendan llevar papel a quien tenga intención de ir a Kagarsee… Incluso españoles que nunca han pisado Alemania ya conocen estos dos pueblos y el lago, situados en el Estado federado de Brandeburgo. A la inversa, también a los alemanes que no se interesan en absoluto por España, les suenan los topónimos españoles ficticios de Villarriba y Villabajo, gracias a un conocido anuncio de lavavajillas.

Una vez más, la realidad supera la fantasía porque en España existen pueblos y ciudades reales con nombres que sí parecen inventados. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, hay un pueblo llamado Torres Torres donde viven los torrestorreros. Aún no he estado ahí, pero suena como si este municipio estuviera repleto de construcciones altas… Por cierto, muy cerca se encuentran dos pueblos vecinos que se llaman Algimia de Alfara y Alfara de Algimia. ¿A que suena a un grave caso de plagio? Unos topónimos igualmente “ingeniosos” ofrece Aragón con los ejemplos conocidos de Mora de Rubielos y Rubielos de Mora. Más vale que los forasteros que pregunten por el camino tengan muy claro a dónde quieren ir. Muy cerca de ahí se encuentra la aldea perfecta para los que necesiten cambiar de aire, ya que se llama Venta del Aire. Bueno, lo admito, he hecho trampa, porque en este caso, “venta” es sinónimo de “posada”. Por lo tanto, podéis estar seguros de que los habitantes del pueblo valenciano Venta del Moro no se dedican al tráfico humano…

En Murcia podemos encontrar dos municipios de nombres Jabalí Nuevo y Jabalí Viejo, que cuentan con los gentilicios “javalineros” en el primer caso y “javalientustanos” en el segundo. Si estos nombre os huelen mal, no os gustará en absoluto el topónimo de otro pueblo murciano llamado Alcantarilla, cuyo nombre, sin embargo, proviene de la palabra árabe “al-qantara” (puente).

Otro pueblo que siempre me ha llamado la atención y que suena a un cuento horripilante de los hermanos Grimm es Alquerías del Niño Perdido que, a menudo se abrevia Alquerías del N.P. Pero no temáis, ahí no se ha extraviado ningún niño. Al parecer, este peculiar nombre se debe a que se unieron varios núcleos en una única población que, además, veneraba la imagen de Nuestra Señora del Niño Perdido.

Por supuesto que se pueden encontrar ejemplos de topónimos poco comunes en todo el mundo. ¿Conocéis el municipio galés de Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch? (¡Antes de pronunciarlo, consulte a su médico o farmacéutico!). Puede presumir del récord de tener nombre más largo de Europa que, por cierto, significa “la iglesia de Santa María en el hueco del avellano blanco, cerca de un torbellino rápido; y la iglesia de San Tisilo, cerca de la gruta roja” y que se estableció en siglo XIX como trabalenguas y curiosidad para turistas…

¿Vosotros también conocéis algún topónimo real que suena a chiste (malo)?

5 Comentarios

  1. Mal wieder ein sehr witziger Beitrag. Der Kagarsee gefällt mir ja besonders. Musste dabei auch an die deutsche Familie Joder denken, deren Familien-Homepage einst in meinem spanischen Bekanntenkreis für einige Lacher sorgte.

    Was Ortsnamen angeht, so fallen mir zwei ein, die beim ersten Mal leichte Zweifel an meiner Orientierungsfähigkeit aufkommen ließen: In der Nähe von Ansbach im tiefsten Mittelfranken, wo man sich bestenfalls in der Nähe zu Baden-Württemberg wähnt, verwirrt ein Wegweiser, der behauptet, es wären nur noch acht Kilometer bis Sachsen.

    Und hier in England wollte ich einmal einen Autobahnstau umfahren und wäre fast in Ägypten gelandet. Egypt entpuppte sich dann aber doch nur als urenglisches Dörfchen in Buckinghamshire.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here