Abril, abril

0
1263

El 1 de abril es una fecha en la que tradicionalmente se gastan bromas en Alemania y en otros países, similar a lo que ocurre en España el 28 de diciembre. Mientras en España se revela la mentirilla graciosa usando la expresión “inocente, inocente”, en Alemania decimos “April, April” para demostrar hemos gastado una llamada “broma de abril” (Aprilscherz) a alguien. A diferencia de mi artículo del 28 de diciembre, el de hoy va en serio. Si siempre habéis querido saber cuál es el origen de los nombres de los meses en español y alemán, echad un vistazo a la siguiente traducción de un extracto de Man spricht Spanisch:

La palabra alemana Monat (“mes”) se deriva del concepto indoeuropeo “menot”, que significaba “luna”, “cambio de luna” y “mes”. [Y es que] el mes sirve de orientación temporal, ya que comprende el periodo entre una luna llena y la siguiente. La palabra española “mes” se debe al latín “mensis”, porque fueron los romanos los que dividieron el año en meses, por lo que los nombres de los meses también son de origen latino. Como veremos a continuación, los nombres en alemán y en español son muy parecidos y solo se diferencian en pequeñas adaptaciones a las características particulares de cada idioma.

El enero (al. Januar) se deriva de la deidad itálica llamada “Jano” (lat. Janus), dios de las dos caras y responsable, entre otros, de las puertas. El (mensis) Ianuarius también simbolizó el inicio (del año), que comienza con este mismo mes desde 153 a C. Le sigue febrero (al. Februar), que en su día se celebraba bajo el nombre de (mensis) Februarius (lat. februare significa “purificar”) como un mes de expiación y de purificación. Marzo (al. März) debe su nombre al dios de la guerra romano Marte (lat. Mars), al que estaba dedicado este (mensis) Martius.

En el caso de abril (al. April), el (mensis) Aprilis se cree que su origen podría estar en la palabra latina aperire (“abrir”), pero el significado exacto no está del todo claro. Lo único seguro es que se trata de un mes lluvioso con un tiempo inestable tanto en España como en Alemania, como demuestra el lenguaje popular que conoce las expresiones “en abril, aguas mil” y “April, April, der weiß nicht, was er will” (“abril, abril, no sabe lo que quiere”). El nombre de mayo (al. Mai) o (mensis) Maius viene del dios itálico Maius, protector del crecimiento. o de la diosa de la fertilidad Maia, que se consideraba una de las personificaciones de la Madre Tierra.

Para junio (al. Juni) es más fácil rastrear el origen, ya que la madrina de este “(mensis) Iunius” fue Juno, la diosa de la maternidad y del matrimonio. A pesar de tener un nombre muy parecido, el mes de julio (al. Juli) recibió su denominación de un ser humana –en concreto: Julio César– y se llamaba (mensis) Iulius. También agosto (al. August) se debe su nombre a una persona de carne y hueso. Con el (mensis) Augustus los romanos celebraban a su emperador Octaviano, también llamado “Augusto”.

El nombre del noveno mes, septiembre (al. September), puede dar lugar a malentendidos, al basarse “(mensis) September” en el numeral latín septem (“siete”), ya que el antiguo calendario romano comenzaba en marzo. Siguiendo este principio se formaron también las denominaciones de los siguientes meses. Así, el (mensis) October era el octavo mes (lat. octo = “ocho”) y se ha mantenido hasta hoy en día como octubre (al. Oktober). Como habrán sospechado, noviembre (al. November) tiene su origen en latín novem (“nueve”), porque era el noveno mes llamado (mensis) November. Para el último mes del año, diciembre (al. Dezember), me hubiera gustado poder contar alguna anécdota emocionante, pero lo cierto es que, hasta el siglo antes de Cristo, (mensis) December no era más que el décimo mes (lat. decem = “décimo”).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here