Trabajar para vivir, vivir para trabajar

8
3768

No es ningún secreto que España lleva un horario totalmente diferente del resto de Europa, y los que vivimos aquí sufrimos y disfrutamos de este hecho por igual. Por un lado da gusto que hay tanta vida nocturna, pero lo cierto es que, por las mañanas, no nos levantamos más tarde que los demás europeos. Y ahí tenemos el dilema, porque España está dividida entre una cultura tradicional de hacer casi todo unas 2 horas más tarde que el europeo medio (comer, cenar, acostarse) y la necesidad de adaptarse en cierta medida al “horario europeo”, bien sea por conveniencia de los turistas, bien por las relaciones comerciales con el extranjero. Me explico: si trabajas con clientes o socios en Alemania, el horario laboral de los germanos suele ser de 8:00/9:00 a 17:00/18:00 horas, pero después será difícil –por no decir, imposible– contactar con empresas, organismos u autoridades alemanes.

Muchas empresas e instituciones españoles también empiezan su actividad a las 8:00/9:00 horas de la mañana, descansan 1-2 horas al mediodía y cierran…?? Sí, ése es uno de los problemas. Aunque evidentemente existen horarios oficiales, según los cuales los empleados deberían terminar sobre las 18:00/19:00 horas, lo cierto es que España cuenta con una “tradición de horas extras” difícil de entender en el resto de Europa. Y es que hay empresas españolas en las que parece estar “mal visto” acabar la jornada en punto porque entonces se considera que los empleado muestran poca implicación para con su empresa. Un horario estricto se asocia más bien con los funcionarios públicos, que suelen ser objeto de la envidia de unos y de la burla de otras, pero cuya moral de trabajo –por decirlo con la boca pequeña– no suele considerarse ejemplar en la economía de mercado libre. Y no lo digo yo, es lo que me cuentan y lo que veo… En cambio, en el centro o norte de Europa, por regla general, las horas extras efectivamente se consideran “extras” o incluso algo negativo, es decir, una señal de no haber cumplido con el trabajo en el horario prevista. Una de las consecuencias de las muchas horas extras trabajadas en España es una cierta frustración por la jornada alargada que seguramente no ayuda a mejorar la productividad, que muchos expertos consideran bastante baja comparada con la de otros países con una jornada laboral más corta o mejor repartida. Una jornada extensa también puede fomentar la sensación de “vivir solo para trabajar” y, como tal, provocar una reacción contraria, es decir, que, una vez terminada la jornada laboral, lejos de caer rendida al sofá o a la cama, gran parte de la población activa en España aprovecha el resto de la tarde/noche para pasarla con colegas, familiares o amigos. En Alemania tenemos una palabra que refleja muy bien este concepto de dejar de trabajar para pasar a la parte agradable del día: “Feierabend” es una mezcla de “Feier” (fiesta) y “Abend” (tarde/noche) y, por lo que yo sé, no tiene equivalente en castellano. Curioso que los alemanes tengamos una palabra para algo que parece más bien el deporte nacional en España, ¿no?

Da igual si después de trabajar se sale de fiesta o no, la hora de la cena o el horario de ciertos programas de televisión hacen que en España uno se acuesta más tarde que en Alemania. En Alemania, las noticias principales se suelen dar a las 20:00 horas, y la hora de comienzo habitual de las series y películas son las 20:15 horas. Y sí, realmente empiezan en punto, cosa que no se puede decir de los programas de la televisión privada española que se anuncian para las 22:00, 22:15 o 22:30 horas, pero que suelen empezar con 10-15 minutos de retraso. El que quiera ver una película o serie en primetime, no tiene más remedio que aguantar hasta la medianoche, por lo menos, por pocas horas que le queden luego hasta que suene el despertador…

Aunque en el extranjero siguen manteniendo el estereotipo de la siesta española y suponiendo que la falta de horas de sueño en España se compensa con una siesta diaria, está claro que no es lo habitual. A pesar de su fama, la siesta suele ser cosa del verano, cuando cuesta o es imposible trabajar durante las horas de más calor. Pero claro, los turistas suelen venir en verano y se encuentran con tiendas o instituciones cerradas desde las 14:00 hasta las 17:00 horas y lo achacan a la famosa siesta española de la que creen que se practica todos los días del año.

En todo caso, la gente intenta recuperar las horas de sueño perdidas durante el fin de semana, pero a menudo ni siquiera entonces, porque los fines de semana se llenan de tareas domésticas y de vida social. Llevo más de diez años en España, pero sigo impresionado por cuánto los españoles estiman su tiempo de ocio (escaso) y por cuánto menosprecian el sueño como una pérdida de tiempo… ¿Os parece una exageración? Entonces contadme cómo repartís trabajo, tiempo de ocio y sueño.

PD: Por cierto, este fin de semana nos “roban” una hora a todos los europeos, es decir, una hora menos de fiesta en España y de sueño en el resto de Europa… 😉

8 Comentarios

  1. Fíjate que este tema me interesa mucho, y desde hace algún tiempo se vienen escuchando voces que reclaman un ajuste de nuestros horarios al resto de Europa y un cambio general de nuestra cultura laboral, peticiones que suelen caer en saco roto. Y eso que es evidente que algo falla cuando: a) Trabajamos más horas que nadie y somos los que menos rendimos b) Las puertas de los colegios están llenas de abuelos y de niñeras a las 5 de la tarde porque no hay madre ni padre trabajadora que pueda estar libre a esas horas sin reducir su jornada y su sueldo, lo cual nos lleva a c) retrasar o rechazar la posibilidad de tener hijos porque sería incompatible con nuestro horario. Ah, y se me olvidaba la d) Como sales a las tantas no tienes tiempo ni ganas de hacer actividades que te enriquezcan culturalmente como, por ejemplo, aprender otro idioma, con lo cual la gente se lanza, como mucho, a correr por el río con el Ipod para desconectar, y así seguimos siendo de los más incultos de Europa, y ganando enteros. Un verdadero desastre, vamos. Lo del sueño nunca me lo he planteado, porque no suelo acostarme tarde. Tengo la suerte de que la TV no me interesa lo más mínimo, como mucho alguna peli en la pública sin publicidad, de modo que cuando me acuesto más allá de la medianoche es porque he quedado para tomar algo, y oye, como español que soy, a veces (tampoco muchas) merece la pena llegar al trabajo con la legaña pegada a cambio de una velada agradable en buena compañía.
    Buen sabadomingo de 47 horas!! 😉

  2. estoy cansada solo de leer una descripción del agotador horario español 🙂 la cosa es que, aunque intentes adaptarte a Europa, como bien dices, resulta imposible, porque el país, a tu alrededor, no te deja… y, encima, llevo fatal el cambio de horario.
    eso sí, por lo menos aquí, uno que corta y pega es “investigador”, héroe nacional, y no tiene que dimitir. he dicho.
    besos

  3. Hallo und guten Abend,
    bin gerade mal beim surfen auf diese Seite gestossen und finde das Thema äusserst brisant.
    Leben und Arbeiten in Spanien immer noch besser als in Deutschland ! Bin seit Jahren selbstständig im Bereich Hausbetreuung, Ferienvermietung, Hausreinigung, Pool- und Gartenpflege und natürlich ist die Arbeit im Sommer wegen der Hitze und Hochsaison sehr anstrengend, dennoch das Klima, das Meer, die Menschen, die spanische Mentalität entschädigen Dich für die anstrengende Arbeit. Ich kann nur jedem raten, wer fleissig und verantwortungsvoll ist, sich nicht scheut auch in der Sommerzeit mal einige Wochenenden am Stück durch zu arbeiten, wird am Ende des Tages belohnt werden, durch ein Gefühl der Leichtigkeit, des Glücklichseins und der Zufriedenheit. Ich bin glücklich und dankbar in diesem schönen Land leben und arbeiten zu dürfen, wo andere Menschen für viel Geld ihren Urlaub verbringen.
    Mark Pichler, Angmar Home

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here