Sacándote los colores

2
1018

A menudo me afirman españoles lo difícil que es aprender alemán y que en la lengua alemana todo es tan irregular en comparación con su idioma presuntamente tan sencillo. ¡Y un cuerno! Existe un buen ejemplo que demuestra como se pueden volver locos también los alumnos de castellano: los matices de colores. Para convertir un color en un matiz de color, en alemán suele bastar con añadir el sufijo “-lich”:

Color Matiz de color
rot rötlich
gelb gelblich
blau bläulich
grün grünlich
grau gräulich
schwarz schwärzlich
weiß weißlich
braun bräunlich

¿Y cómo se hace en castellano? Así:

Color Matiz de color
rojo rojizo
amarillo amarillento
azul azulado
verde verdoso
gris grisáceo
negro negruzco
blanco blanquecino
pardo pardusco

¡Que no me vuelvan a decir lo fácil que es aprender castellano!

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here