“Mañana, mañana, hoy no,…

2
622

… es lo que dice todos los perezosos.” Es la traducción de un refrán alemán, que mi abuela me habrá dicho mil veces cuando, una vez más, quería dejar algo para el día siguiente. Ahora vivo justo en el país cuyos habitantes tienen fama de preferir ocuparse de los asuntos desagradables siempre “mañana”. Debo decir que tienen esta fama injustamente: la gente en España no padece más aplazaritis que en otros lugares. Los políticos en todo el mundo dan un “buen” ejemplo, siendo verdaderos maestros en aplazar los problemas y en legarlos a sus sucesores. Así, la procrastinación, como la llaman los científicos, ya es un fenómeno internacional desde hace tiempo, e incluso se considera una enfermedad. Si lo hubiera sabido Mariano José de Larra en 1833, tal vez nunca habría escrito su artículo mordaz  “Vuelva usted mañana”. Con ello, termino por hoy, mañana más. ¿O tal vez pasado mañana…?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here