Germany is different too

21
1734

Meine Oma sagt immer „Wenn einer eine Reise tut, so kann er was erzählen.“ Da ist was dran, denn bei meinem jüngsten Deutschlandbesuch im August fielen mir ein paar deutsche Alltäglichkeiten auf, die man in Spanien nicht kennt. Eigentlich befasse ich mich als Alemol ja eher mit den Eigenarten der Spanier, aber wenn man rund 340 Tage im Jahr in Spanien und nur etwa 25 Tage in Deutschland verbringt, dreht sich irgendwann der Spieß um, und man bekommt auch einen Blick für besondere Dinge in der Heimat, die einem früher ganz selbstverständlich vorkamen.

Deutschland ist zwar bekannt für raffinierte Technologie, doch beim Parken hat ein billiges System aus Karton die Nase vorn: die Parkscheibe. Erfunden wurde sie zwar in Frankreich, aber in Deutschland kennt und nutzt man sie schon seit 1961 (siehe Geschichte der Parkscheibe). Für Spanien scheint mir das System undenkbar, denn da würden sicher viele zur automatischen Parkscheibe greifen, die ich bisher nur aus dem Internet kennt, aber nie in Deutschland im Einsatz gesehen habe.

Apropos Erfindungen: Da der deutsche Sommer (ja, es gibt ihn!) mit seinen Leckereien – Bier, Fruchtsäften, usw. – viele Wespen anlockt, kommen immer mehr Deckel für Gläser zum Einsatz, die zum Trinken bequem mit dem Daumen aufgeklappt werden können. Das mag umständlich wirken, ist aber immer noch besser, als eine Wespe zu verschlucken.

In vielen ländlichen Gegenden sieht man Blumenfelder mit dem Hinweis „Zum Selbstpflücken“, und daneben eine Dose, in die man den angegebenen Betrag pro Blume (meist 50 Cent oder 1 Euro) einwerfen soll. Kameras oder Aufpasser gibt es keine, denn hier wird voll und ganz auf die Ehrlichkeit der Pflücker vertraut. Das mag manchmal schiefgehen, doch die vielen Felder dieser Art zeugen davon, dass es wohl ein rentables Geschäft sein muss. Irgendwie kann ich mir etwas Derartiges in Spanien nicht vorstellen …

Das deutsche Pfandsystem muss (jungen) Spaniern, die ans Austrinken und Wegwerfen gewöhnt sind, reichlich komisch vorkommen: Per Pfand wird zur Rückgabe von Dosen und Flaschen und zum Recycling der entsprechenden Materialien angespornt. Ich weiß noch, wie ich einmal bei einem Deutschlandbesuch eine leere 1,5-Liter-Plastikflasche vor den Augen meiner entgeisterten Eltern wie zu Hause in Spanien auf ein praktisches 5 cm großes Päckchen zusammendrückte. Für mich war es Müll, für sie 25 Cent.

In Deutschland gehört das Anstoßen zu jedem feucht-fröhlichen Treffen und ist keineswegs ein auf förmliche Feierlichkeiten beschränkter Brauch. Nachdem ich in Spanien jahrelang mit dem Bier in der Hand aufs Anstoßen gewartet hatte, lasse ich mir mittlerweile den ersten Schluck auch ohne „¡salud!“ und ohne Gewissensbisse schmecken. In Deutschland achte ich dagegen peinlich genau darauf, nicht nur anzustoßen, sondern dabei auch den Augenkontakt zu suchen. Angeblich hat man nämlich sonst sieben Jahre schlechten Sex, und das will ja keiner riskieren. Bis auf eine Freundin, die auf den Spruch mal entgegnete: „Das probiere ich, besser schlechten Sex als gar keinen …“.

Beim Bezahlen einer Rechnung in einem deutschen Lokal warten Spaniern vergeblich darauf, das Wechselgeld auf einem Tellerchen gereicht zu bekommen, um wie gewohnt das Trinkgeld (spanisch: „propina“ vom lateinischen „propinar“ = „zu trinken geben“) liegen zu lassen. In Deutschland sagt man bei einer Rechnung von 28,50 Euro beispielsweise „30 Euro“, und der Kellner oder die Kellnerin weiß automatisch, dass die 1,50 Euro Differenz als Trinkgeld gedacht sind. Man kann aber auch 30 Euro übergeben und „Stimmt so!“ sagen, das erfüllt den gleichen Zweck. Wer mit dem Service unzufrieden war, kann natürlich auch einfach 28,50 Euro zahlen, denn schließlich man muss ja kein Trinkgeld geben. Wer den genauen Betrag zahlt und trotzdem „Stimmt so!“ sagt, sollte das Lokal vielleicht besser nicht mehr besuchen …

Zwei Dinge, die besonders meiner Frau in Deutschland auffallen, betreffen ältere Menschen. Neben ihren in Spanien schon immer belächelten Sandalen mit Socken scheinen sie auch eine Vorliebe für Westen zu haben. Batman trägt seine Gadgets im Gürtel mit sich herum, deutsche Senioren eben in der Weste.

Da der Hunger mit zunehmendem Alter abnimmt, gibt es in vielen deutschen Restaurants neben Kindertellern auch Seniorenteller mit kleineren Mengen, leichter zu kauenden Speisen, usw. Allerdings haben die nicht analog zu den Kindertellern Namen wie „Opa Pinocchio“ oder „Mickey senior“. Die Erfindung ist gut, aber am Marketing muss aber noch etwas gearbeitet werden …

21 KOMMENTARE

  1. Interesante pero tengo algunas dudas y comentarios:

    – Para que sirve lo del cartón para el parquímetro?
    – Lo de la confianza en la gente depende de donde estés. En las zonas rurales en España todavía se ven bolsas con el pan colgadas en las puertas que van dejando los panaderos.
    – Lo de las botellas retornables era una buena costumbre que desapareció en España. Yo mismamente de pequeño llevaba los ¨cascos¨ (botellas de cristal) a la tienda para que me descontaran unas pesetas. En algunos sitios como Pamplona creo que han puesto un sistema automático que si metes suficientes botellas de plástico te da una entrada al cine.
    – Lo de las propinas no es del todo cierto. Normalmente cuando quieres que se quede la vuelta como propina les dices “Quedate la vuelta!”. Asi te evitas esperar a que te den el platito.

    • Hola, Miguel:

      Muchas gracias por tus dudas y comentarios, ahí van mis respuestas:
      – El parquímetro en cuestión está hecho de cartón y tiene pinta de barato y endeble… ¡de toda la vida!
      – Totalmente de acuerdo, comparo (injustamente) mi vida en la ciudad con la vida en un ámbito rural en Alemania. Es cierto, en España también hay un abismo entre una ciudad y una aldea, pero, sin embargo, no he visto nunca campos como las que comento de Alemania.
      – Cierto, lo había oído, pero no sé en qué época existió este práctico sistema en España ni por qué desapareción. ¿Tienes información al respecto? Me interesaría…
      – Tienes razón, en España también existe un equivalente para el “Stimmt so!” alemán, pero sé por amigos españoles que, de primeras, no saben cómo reaccionar a la hora de dejar propina en Alemania, sobre todo cuando no llevan el importe justo.

      ¡Saludos!
      André

  2. Lo del parquímetro…sigo sin entender para que sirve…En los EEUU tienen un parquímetro por cada lugar de aparcamiento individual para cada coche pero en España de eso no hay…pones el papelito de cuando se te acaba lo que has pagado…Como funciona en Alemania?

    Lo de las botellas retornables yo lo recuerdo de pequeño, asi que puede que desapareciera hace 15-20 años, puede que un poco menos. El motivo? Que casi todos los recipientes pasaron del cristal al plástico y que supongo que coincidió con el comienzo de recogida de cristal para reciclaje y se harían competencia…

    • Los parquímetros se usan en aparcamientos públicos que permiten estacionar, por ejemplo, media hora o una hora gratis. Pones la hora de llegada y el policía que lo controla sabrá si estás dentro de este límite estipulado o tendrías que haber comprado un ticket: http://es.wikipedia.org/wiki/Disco_horario

      Vaya, me parece una lástima que se perdiera el sistema de las botellas retornables. Si has estado en Alemania, sabes que ahí se aplica tanto en botellas de cristal y de plástico como en las latas, por lo que, en principio, no debería tener que ver con el tipo de material usado.

  3. Juro que podría haber escrito lo mismo que vos André! Yo viví algún tiempo en Hamburg y aún conservo una Parkscheibe del año 84 que me dieron en una promoción de Allianz, y que usé muchísimo! Vuelvo tanto como puedo a Alemania y siempre, siempre que viajo tengo, como decía tu abuela, algo para contar! Y naturalmente rescato tantas cosas que podrían aplicarse en mi país… Nos faltan años… Prost! Zum Wohl!

  4. Los alemanes, aparte de ser “pragmáticos” y “ahorrativos”, se dice que por eso de haber soportado guerras y hambre, son como todo el mundo, no son más “honestos” ni más “respetuosos” que los españoles, por un lado, son ricos, para qué van a robar una flor si pagarla no les cuesta nada y les ahorra problemas, cobran “alquiler” por la botellas de plástico porque al ser ahorrativos, saben que todo el mundo va a ir a reclamar sus 25 céntimos, yo los pierdo con frecuencia porque se me olvida que los he pagado, pero yo no soy alemana, de esa forma facilitan la recolección de la basura, a mí me parece degradante decirle al camarero, “le dejo 50 céntimos” por cierto, en efecto, los alemanes son capaces de dejar 50 céntimos, los españoles, franceses, etc, dejamos más, no porque seamos generosos, sino porque al no ser tan “pragmáticos” nos da verguenza aparecer como miserables, si he notado que mis compañeros de mesa abren los ojos cuando al pagar, si mi factura des de 13,20 yo digo 15.

    • Hola, Marie: no creo que sea cuestión de pragmatismo ni de ahorro sino de una mezcla de diferentes motivos: lo de las flores, como bien dice Miguel, es algo que funciona bien en las zonas rurales porque ahí, el respeto a la propiedad del otros parece ser mayor que en una ciudad. El sistema del pfand , en realidad, se creó, para conseguir reciclar materiales y evitar que acaben sin más en la basura o en la calle. Y claro, es más fácil conseguirlo a través de un “alquiler”… En cuanto a la propina, no creo que sea degradante decirle al camarero lo que le quieres darle de más. De hecho, no tienes por que dar nada, porque te recuerdo que los camareros cobran un sueldo y que la propina es un extra por un buen servicio. He estado en muchos locales con servicios mediocres o incluso malos, y no he pagado ni un céntimo de más. En cambio, he dejado propinas bastante generosas cuando he estado muy contento con el servicio. No creo que sentir vergüenza por aparecer miserable sea una buena razón para dar propina…

    • para mi , los alemanes si son honestos y respetuosos, por que no le das el Lugar que le corresponde a una cultura, hay Mucha gente en alemania que no es rica, allá también hay problemas, además con tanto migrante que el estado tiene que costearse, ya que se vienen con familias enteras, dale un poco de Lugar a los alemanes y deja de ser tan chauvinista!

  5. Además de los campos de flores, otra cosa genial en los campos dentro de las ciudades (sí, los hay, con tractores y todo!) y entre pequeñas ciudades son los campos de fresas y de Heidelbeeren. La de kilos que hemos llegado a recoger nosotros! Mi marido incluso ha aprendido ha hacer mermelada para poder hacer un uso de tantos kilos. Y ahora solo quiero como su mermelada, la del supermercado me parece demasiado dulce.

    Y ahora en otoño van a aparecer también los montones de calabazas y calabacines, al euro por pieza creo. Es genial. Esto de ir al campo y recoger tu propia fruta o verdura me parece una idea genial. En España creo que sería impracticable, igual que el sistema del parquímetro (nosotros también tenemos uno en el coche…).

  6. ¡Excelente blog! Soy una estudiante de alemán que ha llegado hasta aquí buscando el significado de la palabra Seniorenteller y me ha encantado tu blog, lleno de curiosidades y excelentes explicaciones y, además, de humor.

  7. Me encanta el buzon para pagar flores! Pero ciertamente es algo que podria funcionar en Espanha, en absoluto estoy conforme con esa afirmación. Yo caótica como soy he perdido la cartera en varias ocasiones. En Alemania no la recuperé. En Espanha SIEMPRE la he recuperado sin que faltara ni un centimo.
    Me han robado la bici tanto en Espanha como en Alemania y me he encontrado con gente honrada y con sinvergüenzas en ambos paises.

    Para reciclar en Oviedo se hace por dias. Los envases se recogen 3 dias a la semana, los cartones 2 y el vidrio 1, basura orgánica todos los dias. Los supermercados cobran las bolsas pero bien es cierto que las puedes reutilizar como bolsas de basura puesto que las hay con las incripciones “envases”, “papel y carton” y “vidrio”. Asi que reciclas las bolsas para reciclar.
    Es una gran iniciativa la del Pfand, pero yo ya había hecho conciencia de reciclaje en mi Asturias querida mucho antes de venirme a Alemania y me “incentivaran” por ello. Asi pues como bien defiendes muchas veces: CUIDADO ESTEREOTIPOS!!

    • Buenos días, María: La verdad es que yo los conozco como “Blumenfeld zum Selbstpflücken”, y parece un nombre bastante habitual. Si buscas en Google por “Blumen, Feld, Selbstpflücken, Berlin”, deberías encontrar algo (en primavera/verano, claro). Viel Glück!

HINTERLASSEN SIE EINE ANTWORT

Please enter your comment!
Please enter your name here