Für Sie immer noch „du“!

36
2588

Dass manche Situationen ein formelles „Sie“ erfordern, wusste schon der junge Joschka Fischer, als er gegenüber einem ehemaligen deutschen Bundestagsvizepräsidenten zum Besten gab: „Mit Verlaub, Herr Präsident, Sie sind ein Arschloch.“ Doch Spaß beiseite, ist Siezen wirklich immer erforderlich, um höflich zu sein? Ist ein „du“ an falscher Stelle ein Fauxpas oder eher eine Vertrauensbekundung? Wer in Spanien lebt oder das Land zumindest aus Besuchen/Urlauben kennt, weiß, dass hier in Sachen Siezen/Duzen („hablar de Usted“ / „tutear“) andere Regeln gelten als in Deutschland. Gleichaltrige Menschen bis, sagen wir mal bis vierzig Jahre, duzen sich fast automatisch. Auch gegenüber Menschen, die jünger sind als man selbst, ist das „du“ durchaus üblich. So erstaunt es Deutsche mitunter, wenn selbst auf der Bank, der Post oder einer Behörde in Spanien bei der ersten Begegnung schon zum vertraulichen „tú“ gegriffen wird. Spricht man dagegen ältere Menschen oder Amtspersonen an, ist „usted“ angebracht.

Zu Beginn einer Geschäftsbeziehung sollte man – in Spanien wie in Deutschland – zunächst einmal das „Sie“ wählen und gegebenenfalls in Zukunft zum „du“ zu wechseln, wobei die Siez-/Duz-Frage als sprachlich-kulturelle Konvention in beiderseitigem Einverständnis und den Umständen entsprechend zu klären ist. Je nach Alter und beruflicher Stellung kann mir ein Kunde, der mich gleich beim ersten Kontakt duzt, das Gefühl geben, mich als Freiberufler nicht allzu ernst zu nehmen. Oder würdet ihr einen Arzt, Anwalt, Polizisten oder Taxifahrer ohne Weiteres mit „du“ ansprechen? So greife ich entsprechend bei neuen (und älteren) Kunden – egal ob am Telefon oder in einer E-Mail – zunächst einmal zu „usted“. Werde ich vom Kunden geduzt, tue ich es ihm natürlich nach. Sobald die Geschäftsbeziehung zum Dauerauftrag wird, unterstreicht für mich das „du“ bzw. „tú“ ein gutes Verhältnis. Daher duze ich praktisch alle meine Stammkunden, genau wie sie mich.

In einer Firma wiederum bestimmt meist die innerbetriebliche Hierarchie, wen man mit „du/tú“ oder „Sie/usted“ anspricht. Grundsätzlich sollte man ranghöhere und ältere Kollegen siezen. Umgekehrt gilt es aber auch als recht taktlos, wenn man einen rangniedrigeren Mitarbeiter oder Angehörige bestimmter Berufsgruppen automatisch duzt. Das wird in Deutschland auf jeden Fall viel ernster genommen als in Spanien, wo das „tú“ nicht unbedingt als erniedrigend oder arrogant aufgefasst wird. Natürlich kommt es auch hier auf den Rahmen und ein wenig Gespür an. Als König Juan Carlos I. einst dem Plappermaul Hugo Chávez mit seinem berühmten Satz „¿Por qué no te callas?“ (etwa: „Warum hältst du nicht die Klappe?“) den Mund verbot, störte sich dieser vor allem am „du“ und interpretierte es als den arroganten Tonfall einer ehemaligen Kolonialmacht.

In Deutschland duzt man sich prinzipiell in der Familie, unter jüngeren Leuten (vor allem unter 18 Jahren) und wenn einem das „du“ angeboten wird. Dieses „Anbieten“ ist eine deutsche Gepflogenheit, die in Spanien unüblich ist. Hier entscheiden Instinkt und Taktgefühl über den Gebrauch von „tú“ und „usted“. Auch komische Mischvarianten, wie in der Supermarktsprache („Frau Müller, kommst du bitte zur Kasse“), also das Siezen am Arbeitsplatz und das Duzen im Privatleben, obwohl es sich um dieselbe Person handelt, findet man im Spanischen prinzipiell nicht. Hier wird geradewegs geduzt oder gesiezt, und zwar durchgehend. Das könnt ihr beispielsweise hier üben.

Im Privatleben bestehe ich als Unter-Vierziger sozusagen darauf, mit „tú“ angesprochen zu werden, denn „usted“ klingt mir doch ein wenig zu förmlich. So war ich fast schon etwas angesäuert, als mich vor zwei oder drei Jahren ein Jugendlicher auf offener Straße fragte, „¿tiene un cigarrillo, señor?“ (in etwa: „haben Sie vielleicht eine Zigarette, mein Herr“?). Selbst wenn ich eine ganze Stange Zigaretten dabei gehabt hätte, für das unverschämte Siezen hätte er garantiert keine bekommen …

36 KOMMENTARE

  1. Ja, das ist ein interessantes Gebiet. Wir weisen spanische Freunde, die sich hier in D auf Deutsch zu bewegen versuchen, gerne darauf hin, dass dt. Kassierinnen über das “Du” an der Kasse wahrscheinlich doch irritiert wären.

    Das Thema dürfte bei literarischen Übersetzungen oft sehr heikel sein…

    PS: Als Mensch in der zweiten Hälfte der Vierziger freute ich mich neulich über ein “junger Mann” beim Schlachter! :-))

    Saludos,

  2. Yo nunca considero una falta de respeto que un cliente me hable de tú, a menos que espere que yo le hable de usted. Hablas de jerarquías y, por desgracia, aún existen, pero yo no las consiento. A la única a la que hablo de usted y dejo que me hable de tú es a mi vecina de casi 90 años, por su edad, por su cultura, porque le encaaanta que le llame doña Araceli y porque ella misma es un encanto.
    Es curioso, pero considero que el respeto está casi más en el tono o actitud general que en hablar de tú o de usted. De hecho, a veces cambio a usted con personas que no conozco para marcar las distancias, especialmente si me han faltado al respeto de algún modo (y acompaño ese cambio con una repentina tiesura general).
    Y sí, sí le hablaría de tú a un policía, médico y demás, sobre todo si es relativamente joven. En caso de duda, creo que lo que solemos hacer es usar fórmulas impersonales, ver qué hace el otro y obrar en consecuencia…
    Qué raritos somos los españoles, ¿eh?

      • Entonces reconoces que tú eres medio rarito ;-). ¡Yo también me alegro de verte por aquí!
        En cuanto a tu primer comentario, también me ha parecido siempre que debe ser complicado elegir el momento de tutear en la traducción de un libro escrito en inglés. Si está en alemán, se puede conservar tal cual como parte del “paisaje” alemán, ¿pero cómo se hace con el inglés, esperar a que se besen los protagonistas?
        Por cierto que en la traducción de Fernando Durán de “Orgullo y prejuicio”, la Sra. Bennet llama a su marido Sr. Bennet y a la vez le tutea. La verdad es que es un recurso gracioso, aunque creo que no muy fiel al original y a la época. Eso sí, lo que no perdono es que la prota, Lizzy, se convierta en Isabelita.
        Bueno, os prometo que ya no me enrollo más.

        • Hola Cristina: siento no haberte contestado a tu comentario anterior, pero se me pasó… Igual es por ser alemán (seguro), que no me importa respetar ciertas jerarquías y sí, a menudo, el “usted” sirve para crear distancias (intencionadamente o no), que a veces no vienen mal. Confieso que también soy rarito, jeje

  3. El otro dia hablamos de este tema y si, tengo que decir que cuando viene un chiquillo y me dice “por favor, señora, ¿me puede decir la hora?” le miro con cara de circunstancia y luego , le doy la hora mal! porque hoy en dia, a una persona de 37 años llamarle de “usted” y dirigirse como “señora” no es una falta de educacion, pero no estoy preparada para eso y ese es el problema, que me siento joven…….y no lo soy tanto………

  4. Gutes Thema, nicht immer einfach. Ich arbeite in einer multinationalen Spedition und normalerweise sieze ich Kunden grundsaetzlich, es sei denn, ich kenne sie seit Jahren oder mir wurde “angedroht”, die Spedition zu wechseln, wenn ich weiterhin das “Sie” benutzen wuerde ;-), supongo que la formalidad alemana de los primeros 23 años de mi vida no se quita así de fácil, a mi siempre me dijeron que a las personas mayores se les habla de Usted y sigo haciéndolo con según quienes.

    Ich guck allerdings schon boese aus der Waesche, wenn mich jemand auf der Strasse mit “señora” anspricht, soooo alt fuehle ich mich mit 47 nun doch noch nicht 🙂

    Mein Sohn wird im August 22, und es kommen oefters mal Freunde von ihm nach Hause, die mich noch nicht kennen und die mich siezen – denen wird gleich glasklar erklaert “Oye majo, si quieres volver a entrar en esta casa, a mi me hablas de tú” *grins* da kommt dann schon mal ein “joé con tu madre Dani, no veas que genio que tiene la alemanota”

    Was mich allerdings schon sehr erstaunt hat war die Tatsache, dass mein Exmann und seine Geschwister deren Eltern siezten.

    Gruss

    • Das mit dem Siezen der Eltern kommt ganz auf die Generation an. Mein Vater spricht seine Schwiegermutter mit dem in dieser Hinsicht nicht unüblichen “Pluralis Majestatis” (keine falschen Hintergedanken!) an und fragt sie beispielsweise: “Soll ich euch noch etwas Wein einschenken?”

      • Stimmt, Generation und auch Herkunft, auf den Doerfern ist es halt immer noch anders, aber hoerte sich schon komisch an, wenn er fragte “¿Padre, quiere que le eche un poquito más de vino?”

  5. Hola, André: Permíteme que te tutee, ya que así lo prefires. 😉 He llegado a tu artículo llevado por la curiosidad: no hablo alemán, pero las ocasiones en las que he visitado este país me han tratado siempre con gran respeto y cortesía, por lo que tenía curiosidad por saber si el tratamiento de usted existía en esta lengua. Me ha alegrado constatar que así es. El hecho de que dé importancia a estas cosas reside en la falta de valores a la que veo que estamos asistiendo en la sociedad española. Aquí viene siendo muy habitual durante los últimos años (casi la norma ya) que los funcionarios públicos, los policías e incluso los operadores telefónicos que te llaman a horas intempestivas te tuteen, lo cual me parece síntoma de una falta de educación muy peligrosa. Yo en mi trabajo y con mis clientes hablo casi siempre de tú porque así suelen preferirlo ellos, pero jamás se me ocurriría hacer lo mismo con un desconocido por la calle, en una comunicación comercial, o con alguien a quien yo aborde para ofrecerle mis servicios. Si a mí se me acerca un niño para preguntarme la hora y me trata de usted (aunque los niños ya no piden la hora y dudo que sepan usar el trato de usted correctamente) me parece lo más normal y no me siento más viejo por ello (tengo 39 años) Y hace poco tuve que llamar la atención a un concejal de Bilbao en un acto público porque me dijo: “No hace falta que me trates de usted” Y yo le contesté: “Lo que está de más es que usted me tutee; su cargo es público y mientras permanezca en él, está al servicio de los ciudadanos” Suena un poco fuerte, lo sé, y me dio vergüenza tener que decírselo, pero si mis representantes públicos no se dirigen con respeto a la ciudadanía, ¿cómo esperan que los ciudadanos les respetemos? No quisiera parecer muy estricto, es sólo que creo que las formas son muy importantes y que el trato cortés es un signo de educación, no algo clasista, y que se puede ser tan correcto con un “buenos días, señor” como con un “adiós, guapa” dependiendo siempre del contexto… Si alguien se siente viejo no tiene nada que ver con el trato in-formal que le den los demás, el problema es que el contexto de tratar a los demás con cortesía comienza a ser una rareza, y así nos va.
    Voy a echar un vistazo al resto del blog, me he quedado con las ganas de saber más cosas. Encantado de pasar por aquí, ¡saludos!

    • Hola, Jon: Si no le importa, también prefiero el “tú” para contestarte: Gracias por tu comentario. Tienes toda la razón cuando afirmas que existen contextos en los que es casi imperativo usar el “usted”, pero más que nada porque lo asociamos a un trato más respetuoso que el “tú”. Evidentemente, mis reflexiones son muy subjetivos, por mucho que pretendan reflejar la situación actual tanto en Alemania como en España. Está claro que, por nuestra educación y nuestro contexto cultural, nuestro lenguaje va asociado a unos valores, pero esta asociación es igualmente subjetiva. Como bien dices, según el trato recibido y el contexto, podemos sentirnos más insultados por un político hablándonos de “usted” que de un chaval tuteándonos. Por eso, siempre he pensado que, en inglés, con “you” lo tienen bastante más fácil, porque el respeto entre los interlocutores no depende de la (mal)interpretación de un solo pronombre sino del envoltorio completo del enunciado. Al fin y al cabo, la cortesía es, sobre todo, cuestión de actitud.
      Espero que lo pases bien navegando por el resto del blog… ¡saludos y agur!

      • Muchas gracias por tu respuesta, André. En un contexto web, yo también uso también casi siempre el tú, porque entiendo que se establece cierto vínculo de confianza entre quienes opinan/conversan. Tu blog ya está en mis favoritos. 😉 ¡Agur!

  6. Guten Abend,

    Ich spreche Portugiesisch, Katalanisch, Kastilisch, Französisch, Italienisch und natürlich meine Muttersprache ( a máis fermosa de todas )
    Gern geschehen! ( oder: Bitte schön / Bitte sehr?? ) Ich danke Ihnen ( ? )

    Gracias por le “respetuoso” esfuerzo:
    Carolina

  7. Bos días / Bon día señor Höchemer:

    Prégolle borre todos os meus comentarios. Moitas grazas pola súa axuda. =
    Le ruego borre todos mis comentarios. Muchas gracias por su ayuda.

    PD
    Gostaríame sí, telo máis preto e, coma profesor. O seu blogue é moi interesante. =
    Me gustaría sí, tenerle más cerca, y como profesor. Su blog es muy interesante y didáctico.

    Cordiais saúdos = Saludos cordiales:

    Carolina

  8. jaja, ¿y eso? Lo siento, pero no suelo borrar comentarios (a no ser que sean ofensivos o no estén relacionados con mi blog, que no es el caso).
    Ah, y me alegro de que te guste mi blog, pero la verdad es que no soy profesor, solo traductor e intérprete.

    Cordiais saúdos,
    André

  9. Guten Morgen Herr Höchemer,
    … Schade!
    ¿Sabe?, me levanto todos los días a las 5 de la mañana. Y acostumbro a “ustear”; no sólo pour respeto, si no también, por distanciar a la persona ( la confianza, se cultiva y cuida como una planta, y desde la siembra misma )

    Sí, me encontraría muy a gusto en alemania. Para mí el respeto, la disciplina, y la puntualidad, son muy importantes.

    También me gustan las personas con sentido del humor.

    Vielen Dank!
    Carolina

  10. Hola, yo soy mexicana y sólo quiero opinar que uno no debe cargarse de prejuicios. Quiero decir que uno no debe de ofenderse si alguien nos tutea o no. Finalmente, debemos recordar que la lengua es también reflejo del tipo de sociedad en la que se vive, de nuestra postura respecto a los demás, de nuestra posición en este mundo, etcétera, por lo mismo, yo considero que el hecho de que el tuteo vaya ganando terreno es muestra del intento, por parte de los hablantes, por ser más democráticos y solidarios.

    Saludos cordiales,

    • Hola, Frida: gracias por comentar. La verdad es que si nos sentimos ofendidos, o no, cuando nos tutean o nos hablan de “usted” no depende tanto de prejuicios que de las convenciones culturales. Mientras en España el “tú” es de lo más normal y bien visto, hay países sudamericanos donde es al revés. Y en Alemania, según con quien se hable, el “tú” puede ser considerado nada cortés e incluso poco respetuoso. Siempre depende del contexto, como en muchas otras cuestiones lingüísticas y culturales…

HINTERLASSEN SIE EINE ANTWORT

Please enter your comment!
Please enter your name here