Hö … wie bitte?

14
2010

Allgemein hat man es mit einem ausländischen Nachnamen in einem anderen Land nicht leicht, wie ich schon vor einiger Zeit berichtete. Das gilt ebenfalls für Deutsche in Spanien, wo geläufige deutsche Nachnamen wie Müller, Schmidt oder Schneider zum Zungenbrecher für Spanier werden. Auch ich kann mit meinem – selbst für deutsche Verhältnisse nicht ganz einfachen – Nachnamen ein Lied davon singen, denn er ruft ungläubige Blicke hervor, sobald ich mich vorstelle, und sogar Freunde und Verwandte tun sich noch immer schwer mit der Aussprache. Klar, ein anlautendes „H“, gefolgt vom Umlaut „ö“ und der in Spanien ganz anders artikulierten Buchstabenkombination „ch“ wirken auf Spanier auf den ersten Blick eher abschreckend. Was tun? Ich habe mit der Zeit mehrere Taktiken entwickelt:

  • Wenn mir egal ist, wie man mich nennt (beispielsweise bei Tischreservierungen), klaue ich der Einfachheit halber den Nachnamen meiner Frau und reserviere wie ein Promi unter dem falschem Namen „Andrés Lozano“.
  • Wenn ich will, dass man meinen Namen richtig schreibt oder in einer Datenbank findet, sage ich „Otschemer mit ‚H‘“, wobei ich meist die Umlautpünktchen opfere. Spanier sprechen meinen Nachnamen nämlich so aus.
  • Andernfalls gehe ich direkt zum Buchstabieren über – mit Umlautpünktchen und allem drum und dran.

Die Familie meiner Frau hat meinen Nachnamen übrigens scherzhaft in „Josema“ umgeändert, was ihrer Meinung nach der richtigen Aussprache am nächsten kommt. Welche Anekdoten beschert euch eure Vor- oder Nachname?

14 KOMMENTARE

  1. Cuando digo mi apellido, Sampedro, muy español, siempre tengo que decir “con m y todo junto” y aún así lo escriben con “n” y separado. Pero tengo la anécdota de una amiga que al presentar una denuncia, ante la pregunta del funcionario: “¿nombre?”, ella contestó: “Lafuente, todo junto” y el funcionario escribió “Lafuente Todojunto”.

  2. ¿cosa de guiris? ni hablar. toda una infancia con mi nombre en Murcia demuestra lo contrario. de hecho, mis amigos murcianos siguen sin pronunciar bien mi nombre, que para ellos es “icía”. cuando necesitan mi nombre, yo deletreo directamente. aunque me da lo mismo, la gente se lía igual. si no lo necesitan, doy el de mi madre. lo más gracioso es que, cuando llegan a mi apellido (hernández), como van con el chip de lo difícil, hay quien me dice: “¿así, como suena?”. me gusta lo de André Josema 🙂 es muy castizo.

  3. Recuerdo que había un jugador de fútbol argentino que se llamaba, literalmente Juan Eduardo Esnáider, lo que da a entender varias cosas:
    – Su nombre viene claramente del alemán (Schneider)
    – Pasó a escribirse como sonaba o podía pronunciar un argentino.
    – La españolización trajo consigo el acento por llana acabada en r.
    – Seguramente en Argentina, por su tipo de pronunciación, ni siquiera dicen la s (Ennaider).

    • Depende de la zona de Argentina con el tema de la S, aunque sí que es verdad que no es TAN marcada como en algunas zonas de España. (te lo digo, que vengo de allí; así que digamos que no tengo ‘patria de acento’, tengo una mezcla).

      Y sobre los apellidos alemanes/austriacos… no sé, mi padre se apellida Draschkowitsch de segundo apellido (aunque dicen que su abuelo tuvo que recortar el apellido al llegar a Argentina… tela) y siempre me hace gracia cuando va a algún sitio y tiene que enseñar el D.N.I. o decir su nombre. Nunca lo saben pronunciar y siempre acaba deletreándolo.

  4. Yo, aunque me llamo José Juan, en instancias oficiales, en conversaciones breves, en primeras presentaciones, me lo cambian a Juan José. Debe de ser un caso muy contagioso de dislexia, porque me ha pasado toda la vida. Desde que voy de guays y me hago llamar Jota ;), cuando escribo un email en una empresa extranjera, siempre tengo la impresión de que me toman por chica. Por último, aclarar que mi segundo apellido es Galiana, no Galliano, como John Gallianooooorrrrrr, ya desde pequeño inclinado a la mamarrachez y la espantajería, de mayor nazi y borrachín. Muy buena ocasión para recuperar esta parodia:

    http://muchachadanui.rtve.es/celebrities-john-galliano.html?cp=2

    Yo es que me meo de risa cada vez que la veo, y ahora, más aún.
    Buen fin de semana.

    • Hola, Jota, no tengo el gusto. Ahora me acabo de acordar de que a mí, muchas veces, me llaman Miguel Ángel. Pero, ¿por qué? “Ah, pero será Miguel Ángel, ¿no?” “Y tú eres Víctor, Víctor Ángel, ¿no?” De pequeño solía cedir Miguelasecas; de mayor, como nos volvemos más ácidos, cuando por teléfono quieren hablar con don Miguel Ángel Sánchez, simplemente digo que ahí no vive ningún Miguel Ángel Sánchez (es que suelen ser los de Vodafone, Orange y su p… madre).

      • Hay nombres combinados como “Juan José”, “Miguel Ángel”, “José María”, etc., a la que la gente (sobre todo mayor) se ha acostumbrado tanto que ya no concibe que se trata de varios nombres juntados que perfectamente se pueden usar por separado.
        Como anédocta acerca de mi nombre: algunos me toman por francés o me llaman Andrés/Andreu o incluso intentan “corregirme” diciendo: bueno, ¿pero en alemán no debería ser “Andreas”?

        • Vuelvo a contestar a otro comentario, que a mi madre también le pasa 😛 Se llama Mabel, pero todo el mundo creo que es de María Isabel, o de Maribel; pero no.
          Bueno, vaya…. y mi hermana también tiene historia. Es la primera con ese nombre en Argentina (aunque ahora hay más): se llama Josela, apodada Pepela por un amigo.

      • Suscribo lo del Miguel Angel, yo en vez de a secas, también he dicho muchas veces Miguel y punto….De hecho en algunos correos tenía puesto “Miguel .” como nombre…

        Vosotros os quejais, pero tened un apellido con eñe en el extranjero…se lo pasan teta…y no se porque los anglosajones se empeñan en decir Migüel y pronunciar la u…Al final terminan llamandome Mike…

HINTERLASSEN SIE EINE ANTWORT

Please enter your comment!
Please enter your name here